13 de enero de 2019

U.D.4: EL MENSAJE DE JESÚS 5










Parábola del tesoro escondido

El valor del Reino es supremo; todo lo demás carece de valor ante él, pero se encuentra de improviso y hay que estar preparado y dispuesto a todo para conseguirlo.

"El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo que, al encontrarlo un hombre, lo oculta y, gozoso del hallazgo, va y vende todo cuanto tiene y compra aquel campo"(Mt)

Toda renuncia es un buen negocio ante un hallazgo que llena el alma de gozo y alegría. El agricultor no buscaba el tesoro, pero al encontrarlo pone todos los medios para tenerlo.







PASAJE BÍBLICO: Mateo 13:31-33







VERSÍCULOS 31-32: LA PARÁBOLA DEL GRANO DE MOSTAZA
El grano de mostaza es pequeñísimo pero no es, de hecho, el grano más pequeño – su tamaño pequeño es proverbial.  Librerías bíblicas a veces ofrecen collares con un grano de mostaza dentro de una medalla transparente como recuerdo de la promesa de Jesús del grano de mostaza, así, es fácil ver exactamente lo pequeña que es.
Esta parábola ofrece esperanza, y promete grandes resultados de pequeños comienzos.
Jesús intentaba alentar a los primeros discípulos, que se confrontaban con desventajas espantosas, y esta parábola continúa alentando a discípulos hoy.  La mayoría de la obra de la iglesia ocurre en circunstancias poco auspiciosas.  Nuestra misión parece demasiado grande, y nuestros recursos son pocos.  Pero, Jesús promete que el poder de Dios hace todo posible.
Es cierto, los comienzos fueron pequeños.  Ya para los tiempos de Mateo, los discípulos habían encontrado seria oposición.  No parecía que el pequeño movimiento de los seguidores de Cristo tendría una oportunidad contra las fuerzas preparadas contra él – pero ¡cuidado! Dios utiliza lo que parece necio para avergonzar a lo que parece sabio.  Dios utiliza lo que parece débil para avergonzar a lo que parece fuerte (1 Cor. 1:27).
El arbusto que crece de la pequeña semilla es grande en comparación con su comienzo, pero Jesús, ciertamente, tiene la lengua firmemente plantada en su mejilla para llamarla árbol.  El arbusto de mostaza típicamente crece a unos 8 a 10 o hasta 12 pies – esto apenas se puede comparar con los grandes robles del Líbano, con los que Israel prefiere identificarse.  ¿Por qué no ha de comparar Jesús el reino de los cielos a un gran árbol en vez de un arbusto? Si está comparando un pequeño grano, ¿por qué no escoger un árbol verdaderamente magnífico?
Quizá la mejor respuesta se encuentra en la iglesia que se ha desarrollado a través de los siglos.  La iglesia es, verdaderamente, muy diferente a la de sus comienzos, extendiéndose hasta cada nación en la superficie del planeta.  Tiene grandes catedrales y a veces ejerce gran poder pero, por la mayor parte, la iglesia se manifiesta en maneras más modestas – más como un arbusto de mostaza que un cedro encumbrado.  Quizá la lección del arbusto de mostaza es que cristianos deben vivir esperando, sabiendo que Dios crea grandezas de pequeños comienzos – que no debemos esperar que el reino sea grande como el mundo piensa de grandeza.  “Un rey que opera con docilidad (11:25-30) y monta un burro en vez de un caballo de guerra (21:1-9) puede ser representado por un reino simbolizado por un jardín de especies en vez de un árbol gigante” (Boring, 309).  Esta parábola “discute nuestro culto a la grandeza” (Buttrick, 416).
“Las imágenes de los pájaros haciendo sus nidos en las ramas de esta planta parecida a un árbol es simbolismo escatológico del Antiguo Testamento, en el que todas las naciones descansan en las ramas de un árbol, el reino de Dios (Dan. 4:12; Ezek. 17:23)” (Hultgren, 80).





VERSÍCULO 33: LA PARÁBOLA DE LA LEVADURA


Como la semilla de mostaza, la levadura es pequeña en relación a la harina que leuda.  Como la semilla de mostaza, la levadura contiene gran potencial en sus pequeñas proporciones.  La NRSV usa la palabra “levadura,” pero gente de esa época y lugar raras veces tenían el privilegio de tener levadura pura.  En vez, guardaban una bola de masa leudada de la última tanda para leudar la próxima tanda.
Tres medidas de harina son suficientes para hornear pan para 100 a 150 personas.  Hasta una cantidad pequeñísima de levadura tiene el poder de afectar una gran cantidad de harina.  Así es también con el reino de los cielos.  Nosotros que vivimos bajo el mandato de Dios parecemos poco importantes – pero ¡cuidado!  ¡Con el poder de Cristo hacemos una gran diferencia!  “Una palabra aquí, un vaso de agua fría allí, una posición firme en un asunto de conciencia – dejad que hagan su propio trabajo sin forzar, sin empujar.  Dejad caer la piedra en el agua; las olas seguirán hasta perderse de vista” (Craddock, 382).
Esta parábola nos alienta, no a recluirnos, sino a participar en el mundo.  Levadura solo funciona cuando se mezcla con grandes cantidades de masa cruda.  De otra manera, no sirve para nada.  Así es con aquéllos que servían a Jesús.  Jesús nos pide ir por todo el mundo, haciendo discípulos, bautizando, y enseñando (28:19-20).
En esta parábola, Jesús se refiere a levadura de manera positiva.  Gente judía a menudo usaba levadura como metáfora para el mal o la impureza (Mateo 16:6; 1 Cor. 5:6-8), y se requería eliminar toda levadura de los hogares en preparación de la Pascua.  Quizá, Jesús propone usar esta referencia positiva de la levadura para sorprender a la gente con la intención de que escuchen.



U.D.4: EL MENSAJE DE JESÚS 4



FICHA DE EVALUACIÓN


















U.D.4: EL MENSAJE DE JESÚS 3















PELÍCULA SECUENCIADA SOBRE " FRAY ESCOBA O SAN MARTÍN DE PORRES"




















U.D.4: EL MENSAJE DE JESÚS 2



¿Qué son las parábolas?


Las parábolas son relatos, historias escuetas, claras, sencillas, y su finalidad es transmitir una enseñanza del modo más comprensible y fácil de recordar.



En todas destaca la pequeñez de los comienzos; y el crecimiento progresivo de este Reino; su fuerza regeneradora para los llamados por Dios a la salvación, que alcanzarán si corresponden a esa vocación.



Jesús predica utilizando parábolas, es decir, ejemplos vivos, imágenes tomadas de la vida ordinaria, dándoles contenidos ricos y amplios. Después un año de recorrer los caminos de Palestina, predicando el Evangelio del Reino y confirmando su doctrina con innumerables milagros. Muchos creen, otros no. Jesús habla del Reino de Dios con tacto y utiliza parábolas en las que, sin ocultar que está diciendo cosas nuevas incita a los oyentes a interesarse y les advierte: "!quién tenga oídos para oír, que oiga". Entenderán los que tengan un corazón dispuesto a la conversión a Dios con el rechazo del pecado, también en sus formas más sutiles.


Parábola del Reino: Un tesoro escondido


 En un campo había un tesoro escondido
La gente pasaba por allí, pero nadie imaginaba que pudiera haber un tesoro 
 Un día un hombre vio algo que le llamó la atención
 Siguió la pista y se puso a cavar en la tierra

Al final, consiguió que el tesoro fuera para él.

Explicación de la "Parábola del tesoro escondido"
El valor del Reino es supremo; todo lo demás carece de valor ante él, pero se encuentra de improviso y hay que estar preparado y dispuesto a todo para conseguirlo.


"El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo que, al encontrarlo un hombre, lo oculta y, gozoso del hallazgo, va y vende todo cuanto tiene y compra aquel campo"(Mt)



Toda renuncia es un buen negocio ante un hallazgo que llena el alma de gozo y alegría. El agricultor no buscaba el tesoro, pero al encontrarlo pone todos los medios para tenerlo.








U.D.4: EL MENSAJE DE JESÚS 1

A lo largo de la unidad, trataremos de despertar la sensibilidad de los alumnos para que descubran los tesoros que hay a nuestro alrededor, que muchas veces pasan desapercibidos porque forman parte de nuestra vida cotidiana.
Se trata de que los alumnos aprendan a disfrutar cada día de la alegría de despertarse, de jugar con los amigos, de sentir el calor del sol…; en definitiva, de descubrir lo que significa seguir viviendo.








Definición de:

  • entusiasmo.

(Del lat. tardío enthusiasmus, y este del gr. ἐνθουσιασμός).

1. m. Exaltación y fogosidad del ánimo, excitado por algo que lo admire o cautive.

2. m. Adhesión fervorosa que mueve a favorecer una causa o empeño.

3. m. Furor o arrobamiento de las sibilas al dar sus oráculos.

4. m. Inspiración divina de los profetas.

5. m. Inspiración fogosa y arrebatada del escritor o del artista, y especialmente del poeta o del orador.

  • ilusión.

(Del lat. illusĭo, -ōnis).


1. f. Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos.

2. f. Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.

3. f. Viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea, etc.

4. f. Ret. Ironía viva y picante.




VOLVEMOS AL COLE


FELICES FIESTAS



9 de diciembre de 2018

CUENTO DE NAVIDAD DE CHARLES DICKENS



El señor Scrooge es un hombre avaro, tacaño y solitario, que no celebra la Navidad, y solo piensa en ganar dinero. Una víspera de Navidad, Scrooge recibe la visita del fantasma de su antiguo socio, muerto años atrás. Este le cuenta que, por haber sido avaro en vida, toda su maldad se ha convertido en una larga y pesada cadena que debe arrastrar por toda la eternidad. Le anuncia que a él le espera un destino aún peor, y le avisa de que tendrá una última oportunidad de cambiar cuando reciba la visita de los tres espíritus de la Navidad. Scrooge no se asusta y desafía la predicción. Esa noche aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Scrooge su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo y su desmedido afán de dinero. El del Presente hace ver al avaro la actual situación de la familia de su empleado Bob, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebra la navidad. También le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso su propio sobrino, Fred, quien lo hace de una manera irónica pero alegre, ya que nadie quiere la presencia del avaro. Antes de desaparecer a medianoche, el espíritu muestra a un par de niños de origen trágicamente humano: la Ignorancia y la Necesidad. El terrible y sombrío Espíritu del Futuro le muestra el destino de los avaros. Su casa saqueada por los pobres, el recuerdo gris de sus amigos de la Bolsa de Valores, la muerte del pequeño Tim y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual Scrooge se horroriza de tal forma que suplica una nueva oportunidad para cambiar. Entonces, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre generoso y amable, que celebra la Navidad y ayuda a quienes le rodean.






U.D.3: MARÍA DIJO SÍ A DIOS 4


FICHA DE EVALUACIÓN







U.D.3: MARÍA DIJO SÍ A DIOS 3